lunes, 22 de abril de 2024

Guerra

 “¡En qué bribones y rufianes se vuelven los hombres en la guerra! Es bueno que los caballeros hablen de la época de la caballería; pero recuerden a los brutos hambrientos a quienes guían: hombres criados en la pobreza, enteramente ignorantes, obligados a enorgullecerse de sus actos de sangre, hombres que no pueden divertirse más que en la embriaguez, el libertinaje y el saqueo. Es con estos impactantes instrumentos que vuestros grandes guerreros y reyes han estado haciendo su trabajo asesino en el mundo; y mientras, por ejemplo, en este momento admiramos al "Gran Federico", como lo llamamos, y su filosofía, su liberalidad y su genio militar, yo, que le he servido y he estado, por así decirlo, detrás de las escenas que componen ese gran espectáculo, sólo puede mirarlo con horror. ¡Cuántos elementos de crimen humano, miseria y esclavitud forman esa suma total de gloria! Recuerdo cierto día, unas tres semanas después de la batalla de Minden, y una granja en la que algunos de nosotros entramos; y cómo la vieja y sus hijas nos sirvieron, temblando, vino; y cómo nos emborrachamos con el vino, y al poco tiempo la casa estaba en llamas; y ¡ay del desgraciado que después volviera a casa para velar por su casa y sus hijos!”


“Such knaves and ruffians do men in war become! It is well for gentlemen to talk of the age of chivalry; but remember the starving brutes whom they lead--men nursed in poverty, entirely ignorant, made to take a pride in deeds of blood--men who can have no amusement but in drunkenness, debauch, and plunder. It is with these shocking instruments that your great warriors and kings have been doing their murderous work in the world; and while, for instance, we are at the present moment admiring the 'Great Frederick,' as we call him, and his philosophy, and his liberality, and his military genius, I, who have served him, and been, as it were, behind the scenes of which that great spectacle is composed, can only look at it with horror. What a number of items of human crime, misery, slavery, go to form that sum-total of glory! I can recollect a certain day about three weeks after the battle of Minden, and a farmhouse in which some of us entered; and how the old woman and her daughters served us, trembling, to wine; and how we got drunk over the wine, and the house was in a flame, presently; and woe betide the wretched fellow afterwards who came home to look for his house and his children!”


(William Makepeace Thackeray: Barry Lyndon, IV) 

Novela escrita en 1844







domingo, 21 de abril de 2024

Clarete

 


Meridiano

Texto sobre la obra de dos fotógrafos en una exposición actual en Barcelona.

Vamos a ver si con la décima lectura….


Libros imprescindibles para un estudiante de arquitectura (y un arquitecto)

Se están reformando los planes de estudios de arquitectura, sobre todo de los últimos cursos, para dar paso a talleres de proyectos, y a nuevos masters de arquitectura.

Se aconsejan textos que recorren épocas y culturas. He aquí una lista sugerida en algún curso de la escuela de arquitectura de Barcelona:


Gudea (2100 aC): Cilindros A y B. Madrid: editorial Trotta, 2013


Anónimo: Himno homérico a Apolo (s. VI aC), Himnos homéricos. Madrid: Cátedra, 2005


Anónimo: Libro de les Reyes 1. Numerosas ediciones 


Platón (s. IV aC): La República. Diálogos IV. Madrid: Gredos, 2020


Anónimo (s. V dC): Manasara. 

No existe traducción en español o catalán de este tratado de arquitectura hindú, con sorprendentes relaciones con el tratado de Vitrubio. Una edición original con traducción inglesa: Architecture of Manasara (Original Sanskrit Text with English Translation and Notes) (Set of 3 Vols). SAB, 2012


Abû-I-Hasan al Nûri (s. IX): Moradas de los corazones. Madrid: Trotta, 1999


Tachibana Toshitsuna (s. XI): Sakuteiki (Recuerdos del diseño de jardines). Tokio: Hirakawa-cho1976. Edición inglesa. No existen ediciones en español ni en catalán 


Li Jie (s. XII): Yingzao Fashi (Tratado de métodos arquitectónicos). No existen traducciones.

 El texto íntegro solo se encuentra en chino. Pero merece consultar: Jiren Feng: Chinese Architecture and Metaphor: Song Culture in the Yingzao Fashi Building Manual (Spatial Habitus: Making and Meaning in Asia's Architecture). Hawai University Press, 2012


Santiago de la Voragine (s.XIII): Tomás. La leyenda dorada. Madrid, Alianza editorial, 2016


Cristina Pizan (s. XIV): La ciudad de las mujeres. Madrid: Siruela, 2024


Teresa de Jesúa (s. XVI): Las moradas o el Castillo interior. Varias editoriales 


Emile Zola (s. XIX): En el paraíso de las damas. Madrid: Alba, 2013


Émile Verhaeren (1895): Las ciudades tentaculares. Edición solo en francés. París: Gallimard, 1982


Paul Scheerbart (1913): Lesabendio. Editorial Traspiés, 2014


Uriel Birnbaum (1924): El Rey el el arquitecto.

Existe solo la primera edición en alemán. 

No ha sido reeditado ni traducido. Se puede leer legalmente en archivos que ponen el texto al alcance del lector por internet . No se puede imprimir, pero leer legalmente en pantalla.


Virginia Woolf (1929): Una habitación propia.  Austral, 2016


Martin Heidegger (1951): Construir, habitar, pensar. Oficina de ediciones, 2015


Erwin Panofsky (1957): Arquitectura gótica y escolástica. Madrid, Siruela, 2007


Gaston Bachelard (1960): La poética del espacio. México: Fondo de cultura económica, 2000


Hassan Fathy (1970): Arquitectura para los pobres. Madrid: Ediciones Asimétricas, 2021


Annie Ernaux (1965): El lugar. Barcelona: Tusquets, 2020


Roland Barthes (1976-1977): Cómo vivir juntos. Siglo XXI Editores, 2020


Vincent Scully (1979): The Earth, The Temple and the Gods. Yale University Press

Novela

 Martes que viene Barcelona (y otras muchas ciudades) volverá a ser pasto de una nueva feria de vanidades, el temible supuesto amor por los libros.

Amén de buenos textos actuales (novelas, ensayos, poemarios), papeles de autoayuda, sagas de castillo y mazmorra, novelas-que-terminan-en-serie (todo un nuevo género que arrasa), indigentes e indigestas memorias políticas y recetas de cocina, quizá pueda colarse una lista de grandes novelas (por orden alfabético) -textos libres de derechos ya, casi siempre, de los que existen numerosas ediciones en diversas lenguas-, desde el siglo XVIII:


AUSTEN, Jane: Orgullo y prejuicio

AUSTEN, Jane: Sentido y sensibilidad

BALZAC, Honoré: El sobrino Pons 

BALZAC, Honoré: La prima Bette

BALZSC, Honoré: Las ilusiones perdidas

BORGES, Jorge Luis: Aleph

BORGES, Jorge Luis: Ficciones

BRÖNTE, Emily: Cumbres borrascosas 

CAMUS, Albert: El extranjero

CAMUS, Albert: La peste

CARROLL, Lewis: Alicia en el País de las Maravillas

CERVANTES, Miguel: El Quijote, segunda parte

CERVANTES, Miguel: Novelas ejemplares 

CLARÍN, Leopoldo “Alas”: La Regenta

CHEJOV, Antón: Cuentos

CHODERLOS DE LACLOS, Pierre: Las relaciones peligrosas 

DEFOE, Daniel: Robinson Crusoe

DICKENS, Charles: Casa desolada

DIDEROT, Denis: La religiosa

DOSTOÏESKI, Fiódor: Crimen y castigo

FAULKNER, William: Mientras agonizo

FLAUBERT, Gustave: La educación sentimental 

FLAUBERT, Gustave: Madame Bovary

FOURNIER, Alain: El gran Maulnes

GRACQ, Julien: El mar de las Sirtes

GRIMM, Jacob y Wilhem: Cuentos

HARDY, Thomas: Tess de Uberville

HUGO, Víctor: Los miserables

HUGO, Víctor: Nuestra Señora de París

JAMES, Henry: La trágica musa 

JAMES, Henry: Retrato de una dama

KAFKA, Franz: la Metamorfosis 

MANN, Thomas: La montaña mágica 

MAUPASSANT, Guy de: Cuentos

MÚJICA LAINEZ, Manuel: Bomarzo 

PASSOS, John dos: Manhattan Transfer 

LAFORET, Carmen: Nada

PÉREZ GALDÓS, Benito: Fortunata y Jacinta

PROUST, Marcel: A la búsqueda del tiempo perdido (7 volúmenes. Recomendables los tres primeros: Por el camino de Swann, A la sombra de las muchachas en flor, El lado de Guermantes, y  el último: El tiempo recobrado)

SÁNCHEZ FERLOSIO, Rafael: El Jarama

SCOTT FITZGERALD, Francis: El gran Gatsby

SEGARRA, Josep María de : Vida privada

STENDHAL: La cartuja de Parma

STENDHAL: El rojo y el negro

STERNE, Laurence: Vida y opiniones del caballero Tristram Shandy

SWIFT, Jonathan: los viajes de Gulliver 

THACKERAY, William Makepeace: Barry Lyndon

THACKERAY, William Makepeace: La feria de las vanidades

TOLSTOI, León:Anna Karenina

TOLSTOI, León: Guerra y paz 

UNAMUNO, Miguel: La tía Tula 

VALLE INCLÁN, Ramón: Tirano Banderas

WILDE, Oscar: El retrato de Dorian Gray

YOURCENAR, Marguerite: Memorias de Adriano

ZOLA, Émile: En el paraíso de las damas

ZOLA, Émile: Nana 


Una lista canónica, no exhaustiva, con ausencias, sin duda, que solo corresponde a novelas disfrutadas. No es ningún canon.

Quedan fuera textos clásicos, y géneros literarios que no pertenecen al género de la novela, y que sin embargo pueden ser algunos de los mejores escritos de la historia como los relatos épicos Elnporma de Gilgamesh, de Sin-leqi-unninni, La Iliada, de Homero, la tragedia Las Traquinias, de Sófocles (el mejor texto teatral), el diálogo Fedon, de Platón, el texto místico anónimo El libro de la sabiduría, el relato mitológico Las Metamorfosis, de Ovidio, el poema El infierno de Dante, los poemarios Diwan, de Hafez, y Las flores del mal, de Charles Baudelaire, o las tragedias Otelo, de William Shakespeare, La vida es sueño, de Calderón de la Barca, o Fedra, de Racine

sábado, 20 de abril de 2024

La crítica del juicio


 

Como si fuera fácil, posible o incluso deseable. Debemos (es un deber, un imperativo que cumplir, sin esperar beneficio o recompensa algunos) esforzarnos -y el esfuerzo ya es un signo de la anormalidad de la situación- en juzgar obras de arte sin tener prejuicios, acercándonos a la obra sin orejeras, o dejando que la obra se acerque a nosotros sin que levantemos barreras.

Un dibujo de arquitectura a tinta. El trazo nervioso, a mano. Habilidad en la utilización de la línea y la mancha para evocar volúmenes: un juego de luces y sombras, de vacíos y llenos, de planos y de volúmenes. Destreza en la representación sintética de una columnata, en el fondo, con los fustes iluminados, pero desmaterializados, destacando de la penumbra densa, casi material o palpable. Inteligencia en el recurso de un amplio vacío ante un volumen retrotraído hacia el último plano..Perspectiva vertiginosa. Disimetría, que no desequilibrio. Evocación lograda de la Roma imperial, hubiera o no existido. Recreación de lo que pudo haber sido , o de un sueño. 

Un apunte diestro de un artista con conocimientos de arquitectura, o de un arquitecto hábil en el dibujo; desde luego, con conocimientos de la arquitectura romana, y con capacidad de evocarla con escuetos -sintéticos- recursos. Un dibujo que evoca la majestuosidad, el carácter inquietante, casi inhumano de dicha arquitectura: la masa negra del pórtico o de la Estoa que “avanza” o se interpone  a la derecha, evitando la “fuga” visual, y obliga a una mirada ladeada sin olvidar la centralidad de la composición, así lo revela.

Mas, ¿qué diríamos si supiéramos el nombre del autor del dibujo -y de lo que representa, aunque tan solo el nombre…? ¿”Debemos” saberlo? 


Agradecimientos al arquitecto e investigador David Mesa (escuelas de arquitectura de Barcelona y de Karlsruhe)  por la comunicación de este dibujo y por las preguntas incómodas suscitadas 


miércoles, 17 de abril de 2024

NIL YALTER (1938): HOGARES TEMPORALES (1974)









 


 






La artista turca (nacida en El Cairo, y hoy nacionalizada francesa) Nil Yalter, junto con la artista brasileña Anna María Maiolino, recibe el León de Oro, el primer premio de la bienal de arte de Venecis este año.
Su obra se centra en desplazamientos forzados, entre Turquía y Francia. Trabajos más sociológicos, documentales,  recrean, a base de paneles, los rasgos de cada distrito de París a ojos de foráneos, mostrando detalles que suelen pasar desapercibidos a quienes están asentados; hogares temporales de emigrantes turcos en Europa, con los recuerdos que se acarrean; o cabañas de fortuna de familias de paso. 
Los propios trabajos, que combinas texto, fotografías, filmaciones y dibujos, discurren por las paredes, inabarcables. 
Un trabajo sobre la imposible búsqueda de un lugar propio.

lunes, 15 de abril de 2024

SERGIO CECCOTTI (1935): ESTANCIAS INQUIETAS







































Una reciente exposición privada en París ha recordado que el pintor italiano Ceccotti vive todavía.

Discípulo de Kokoshka, sus cuadros miran más hacia Hooper, pero también a Magritte. 

Vistas de interiores atestados de objetos banales, temporalmente deshabitados o abandonados (este pastel barato, exagerado, casi caricaturesco, a medio comer) -o por los que pasan o se aproximan sombras-, en la penumbra rota por la irrupción de un nítido rectángulo de luz proyectado, proveniente de una estancia a plena luz, en el que se encaja una alargada sombra humana encasquetada .

Cuadros que parecen viñetas de películas de misterio, pero cuyo mayor misterio lo causa la profusión de objetos desaparejados. Son estancias en las que el amontonamiento trata de suplir su carácter mortecino, desangelado. 

Parecen más bien habitaciones de hotel o de pisos amueblados sin gusto o a disgusto de alquiler por días o semanas, en las que costaría verse viviendo en ellas.  Retratos de la banalidad moderna de los espacios despersonalizados, de los que solo emana tristeza pese a los violentos contrastes lumínicos. En ocasiones, el propio color que tiñe la escena la aproxima a una pecera (donde solo cabe dar vueltas). 


https://www.sergioceccotti.com/


http://www.jmoger.com/exhibitions/sergio-ceccotti

domingo, 14 de abril de 2024

MARK RYDEN (1963): ÁCIDAS CIUDADES DE AZÚCAR

















 

Mientras el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona se ahoga en lo políticamente correcto, el Museo del Diseño solo jura sobre lo virtual y lo digital como si hubiera hallado la piedra filosofal, y otros centros de arte dedicados a muestras de arte actual ahuyentan a los visitantes con textos ilegibles y exposiciones para iniciados, el Centro de Arte Contemporáneo de Santa Coloma de Gramanet se ha lanzado al vacío con una exposición , bien montada y explicada, de obras múltiples del artista e ilustrador californiano de libros, discos y carteles Mark Ryden. 

Como si se tratara de un Ferrándiz bañado en ácido, Ryden conjuga, sin discriminación alguna, a Mike Kelley, Paul McCarthy, Salvador Dalí, Lewis Carroll, Walt Disney, Walter Keane (célebre por sus espeluznantes dibujos de niños cabezones con ojos demasiado grandes), Hans Andersen, la iconografía del Mago de Oz, el  manga,, el rock gótico y las golosinas engatusadoras,  demasiado dulces para ser honestas, entre otras referencias, que plasma en portadas de discos, desde Michael Jackson hasta Guns N’ Roses, y en carteles, perversamente inocentes, entre Balthus y las estampitas de primera comunión , componiendo una exposición inesperada, estimulantemente y fuera de los senderos más habituales, formales y mentales, del arte contemporáneo.

Es característico el ballet contemporáneo ideado y decorado por Ryden, con el Ballet Americano de Nueva York, titulado Nata Montada (Whipped Cream), acerca de los sueños y pesadillas de un niño aficionado a las peladillas y los dulces demasiado dulces cuando éstos cobran vida en sus sueños.

Recordemos que los ogros y las brujas, como la que mora en la casita de azúcar, galleta de jengibre y mazapán en medio del bosque, atraen a los incautos Hansel y Gretel con caramelos que tiznan dedos y dientes, para entonces…

 Malintencionadamente pegajosa e irresistible.


https://www.markryden.com/

https://www.gramenet.cat/es/ayuntamiento/areas-municipales/centro-de-arte-contemporaneo-can-sistere/

https://www.diaridesantacoloma.com/santa-coloma/can-sistere-inaugura-mark-ryden-surrealisme-pop-lowbrow/