jueves, 13 de diciembre de 2018

GEORGES LACOMBE (1902-1990): LA ZONE (1928)

http://www.mheu.org/fr/chiffonniers/zone.htm

(cortometraje completo: visión legal)




(Fragmentos del cortometraje)


Una de los mejores documentales urbanos del siglo XX, sobre la periferia de París, en los años veinte, donde vivían los traperos de la capital y artistas de music-hall venidas a menos como la célebre La Goulue, retratada, treinta años antes, por Toulouse Lautrec, y, en aquellos años terminales, viviendo en un carromato de feriante.
El director, mediocre a lo largo de su carrera, y hoy olvidado, empezó como ayudante del director René Clair, y con este cortometraje, una obra maestra, sin embargo.

Cadena Ser: Exposición "Habitar el Mediterráneo" (IVAM, Valencia, diciembre de 2018-abril de 2019)

http://play.cadenaser.com/audio/004RD010000000351440/

Descripción por parte de un miembro del equipo organizador de la exposición

Exposición "Habitar en Mediterráneo" (IVAM, Valencia, diciembre de 2018-abril de 2019. Reportaje)



Breve reportaje, producido por el museo, sobre la exposición inaugurada a mediados de noviembre.

(Diseño del montaje: Tiziano Schürch & Tocho)

lunes, 10 de diciembre de 2018

VAN MORRISON (1945): BRING IT ON HOME TO ME (2017)



Véase la página web del cantante irlandés

El imaginario de las aguas en Mesopotamia



No se puede edificar sobre las aguas profundas sino contra ellas: ganándoles la partida, ganando tierras a éstas, como en los Países bajos o en Dubai. Y, sin embargo, una cultura fue capaz de llevar a cabo esa tarea imposible: Mesopotamia, la tierra entre dos aguas –dos ríos-, construyó un mundo asentado en lo más hondo del mar; edificó incluso dentro de las propias aguas. Al menos, eso es lo que los mitos narran.
La mayoría de las ciudades más antiguas –París, Barcelona, Roma- se construyeron en marismas: tierras rodeadas e implantadas en el agua, que ofrecían protección y alimentos. Las primeras ciudades de la historia, en Mesopotamia, también se edificaron en áreas marismeñas, el delta de los ríos Tigris y Eúfrates. Pero, para los mesopotámicos, no solo las ciudades nacieron de las aguas, sino el universo entero. Pese a la importancia del dios del cielo y de los dioses superiores, las aguas eran la diosa madre por excelencia, la primera divinidad de donde todo nació.
Algunas culturas, como la egipcia –y la hebraica-, cuentan que el universo nació de las aguas. Tal era también la concepción sobre el origen del universo en Mesopotamia. Las aguas, empero, tuvieron aún más importancia que en el Egipto faraónico. Quizá porque, al contrario de lo que ocurría con el Nilo, su curso era imprevisible: errático, escaso o devastador. Las aguas, en efecto, fueron la madre, pero también la tumba del mundo. En el Antiguo Testamento (un texto del próximo oriente antiguo), las aguas, sobre las que se deslizó el hálito divino y de las que emergieron, en siete pautados días, todos los seres que poblaron el mundo, no volvieron, salvo en contadas y destructivas ocasiones, bajo la forma de olas o de lluvias devastadoras, a tener protagonismo alguno. Las aguas eran, en la Biblia, el espacio de los monstruos como Leviatán, alzándose del ponto entre remolinos, definitivamente derrotado por Yahvé tras un combate cósmico.

domingo, 9 de diciembre de 2018

TOBA KHEDOORI (1964): INTERIORES Y PASOS



















La artista australo-iraquí Khedoori es hoy una de las mejores retratistas del espacio habilitado, del mundo interior -esté fuera o entre paredes.
Dibujos a lápiz, intuidos -pero precisos- más que remarcados, a escala natural, de esquinas, puertas, pasadizos, pasos, puentes -siempre pasos, espacios intermedios que no se sabe de dónde vienen ni hacia donde se dirigen, o de muebles de madera sencillos, a veces caídos, como dejados, a escala natural, puntean grandes hojas de papel encerado, de varios metros de altura y anchura, que cuelgan, levemente arrugados, como telas  antiguas -sábanas o sudarios-, cogidos con puntas en la pared, sin marco ni cristal, y que cubren los muros de las galerías dotándolos de una insólita calidez, muros blancos de galerías de arte contemporáneo en grandes espacios industriales que adquieren la atmósfera de un interior doméstico. Quizá no sea casual que Khedoori haya dibujado chimeneas hogareñas encendidas. 



COURTNEY BARNETT (1987): CITY LOOKS PRETTY (2018)



Sobre esta cantante y compositora véase su página web