lunes, 13 de diciembre de 2010

Maquetas de arquitectura antiguas (Egipto, Mesopotamia)














1-2: Maqueta greco- o romano-egipcia de la base de un santuario en la ciudad helenístico-egipcia de de Cocodrilópolis. Largo aproximado: 50 cm.  (Allard Pierson Museum, Amsterdam. Foto: Tocho)

3-4: Maqueta de santuario sumerio (III milenio aC), con el techo movible ornado de serpientes, lo que permite pensar que el santuario o la capilla estaba destinado a una divinidad funeraria. Aproximadamente 15x25x10 cm. Pieza incluida en la exposición sobre arte sumerio que La Caixa prepara para finales de 2012 (Allard Pierson Museum, Amsterdam. Foto: Tocho)

5-6:  Maqueta de Siria (primera mitad del II milenio aC), altura aproximada: 30 cm (Rijkmuseum van Oudheden, Leyden. Foto: Tocho)

7.- Maqueta sumeria o elamita, de Irak o Irán, III milenio aC. largo aproximado: 40 cm. (Oriental Institute Museum, Chicago. Foto: Tocho)). Obra en las reservas; no expuesta, ya que existen dudas sobre la legalidad de su procedencia. Comprada en un anticuario de Nueva York en los años 90

8.- Maqueta de torre, II milenio aC, altura aproximada: 80 cm (Oriental Institute Museum, Chicago. Foto: Tocho)

Culturas antiguas como la egipcia y la mesopotámica  conocieron las maquetas de arquitectura. Pero mientras que las maquetas mesopotámicas, encontradas en tumbas, santuarios o bajo los cimientos de edificios, formando parte de depósitos fundacionales, siempre tuvieron una finalidad mágico-votiva (simbólica), algunas las maquetas egipcias, detallistas y a escala, reproduciendo edificios conocidos, podrían haber formado parte de un proyecto de arquitecto.
Sin embargo, el material empleado (piedra, mármol, y no madera) y la procedencia (tumbas), hacen pensar que también eran maquetas simbólicas, destinadas a sustituir el edificio representado y a ponerlo bajo la protección de las fuerzas del subsuelo. En el caso de haber sido una parte de un proyecto de arquitectura, podrían haber sido maquetas de presentación con las que el arquitecto exponía su proyecto y honraba al cliente. A la muerte del arquitecto, eran depositadas en su tumba junto con sus pertenencias más valiosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada