viernes, 3 de abril de 2015

LatinoAmérica en construcción: Arquitectura, 1955-1980: Museo de Arte Moderno de Nueva York -MoMA- (2015)





Luis Barragán: Propuesta para el Instituto Salk en La Jolla de Louis Kahn, 1965-66



Lina Bo Bardi: Museo de Arte Moderno de Sao Paolo, 1957-1966. Collage de 1965







Lucio Costa: Master Plan de Brasilia (1957), y apunte en un sobre abierto de la Plaza de los Tres Poderes (1956)

Fotos: Tocho, Nueva York, marzo-abril de 2015

LatinoAmérica en construcción: Arquitectura, 1955-1980 es una gran exposición en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, sobre arquitectura sudamericana moderna desde los años cincuenta, tras el final de la Segunda Guerra Mundial, que aportó beneficios económicos y culturales (Sudamérica no entró en guerra pero alimentó a Europa y los Estados Unidos, y fue tierra de acogida de exiliados), hasta las dictaduras de finales de los años setenta.
Exposición que ha exigido cuatro años de documentada investigación. Presenta una ingente cantidad de documentos originales -planos, dibujos, cuadernos, fotografías-, si bien el guión de la exposición, casi inexistente, y la selección de obras en la que abundan horrores arquitectónicos, dificultan su visita, solo apta para arquitectos curados de espanto y conocedores de las obras y del contexto.

Sin embargo, entre las joyas que muestra, destacan un apunte de Luis Barragán sobre el conjunto que Louis Kahn en La Jolla (California), unos "collages" de Lina Bo Bardi sobre su proyecto construido del Museo de Arte Moderno de Sao Paolo y, sobre todo, un documento diminuto y conmovedor: un sobre desmontado y abierto, de Lucio Costa, con un apunte de Brasilia que sugiere que la planta en forma de ave o de avión de la nueva capital de Brasil podría haber estado inspirada por un simple sobre, gracias al cual cartas y mensajes son transportados a cualquier lugar del mundo, como si Brasilia hubiera sido concebida como una tierra de acogida de todas las culturas y opiniones, abierta al cielo y la tierra.
La realidad, luego, desmentiría el sueño, pero éste existió y alentó lo que acabaría siendo una pesadilla o un desencanto -como ocurre cuando los sueños cobran realidad.

3 comentarios:

  1. No conocía este dibujo de Luis Barragán y es, en efecto, una joya. En estos cuatro trazos está la idea y todo el meollo del proyecto, no hace falta más. Y claro, en manos de Kahn el éxito estaba asegurado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue la primera obra que vi en la exposición -ya que, sin darme, cuenta, inicié la visita empezando por el final.
      Me pareció, en efecto, un dibujo que resumía la obra a la perfección. Me pregunté si, con este boceto, Barragán no habría expuesto a Kahn su visión de un proyecto que Kahn llevaría a cabo. la urbanización del espacio central, libre de elementos que entorpecieran la vista, pero no hallé respuesta.
      Dado que Barragán aconsejó a Kahn sobre esta plaza, es posible que el boceto sea la expresión de dicha colaboración.

      Eliminar
  2. En efecto, también lo pensé yo, y usted me lo confirma.

    Un esbozo es la síntesis de una idea, la manera más esclarecedera de transmitir una determinada composición o concepto de difícil traducción en palabras.

    La mano que piensa. ¡Cuántas ideas complejas no se habrán plasmado sobre una simple servilleta de papel!

    ResponderEliminar