miércoles, 10 de febrero de 2016

La casa de los espíritus









Fotos: Tocho, febrero de 2016


Las tumbas de Madagascar sirven de base para pequeñas construcciones de fibras vegetales, semejante a maquetas arquitectónicas.
Son casas de los espíritus.
Permiten que el espíritu del antepasado se aloje y manifieste en la tierra cuando es requerido. Gracias a esta casa diminuta los vivos y los muertos entran en contacto a fin que los primeros inquieran a los espíritus acerca, no del futuro, sino del pasado, ya que los hombres de culturas antiguas y "tradicionales" quieren saber siempre acerca de un tiempo mejor, que se ubica, no delante -como hoy en sociedades industriales monoteístas- sino detrás de nosotros, y hacia el que tienen (¿tenemos?) que aspirar, buscando imitarlo o rememorarlo,

La protección del hogar también está asegurada por unos talismanes constituidos por un ramillete de varillas, situado en los tejados, que apuntan hacia el cielo y sirven de medios de captación de los espíritus y de comunicación con los poderes sobrenaturales.

Ambas piezas se hallan en el Museo de Etnografía de Ginebra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada