martes, 6 de septiembre de 2016

Un Inmortal de la guardia del emperador persa Dario I (s. VI aC) llega a Barcelona (próximamente también...)


Foto: Tocho, Museo del diseño, Barcelona, septiembre de 2016

Susa, hoy un campo de ruinas apenas visibles en Irán, fue fundada en el quinto milenio aC, y convertida en capital política del imperio aqueménida en el siglo VI aC. Muros y suelos de las principales altas estancias del palacio imperial así como las fachadas del mismo, estaban enteramente recubiertas de azulejos en relieve, inspirados en el arte neo-babilónico, pero con una técnica local a partir de arcilla con sílice que se remontaría al segundo milenio aC, sobre desaparecidas paredes de adobe, que componían grandes escenas con figuras protectoras animales (toros y leones), que simbolizaban el poder real, soldados (arqueros), oferentes, plantas y flores que evocaban la vitalidad del imperio y la fecundidad de la tierra.

Los soldados que portan una lanza desfilan hacia la derecha y la izquierda y podrían representar a la guardia de los “Diez Mil Inmortales” al servicio del emperador, o una imagen ideal del pueblo persa siempre avizor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada