miércoles, 16 de noviembre de 2016

Jugar con fuego (Bomb!)












Se acerca navidad. los fabricantes de juguetes se devanan los sesos para idear juegos instructivos.
Como ChronoBomb, por ejemplo, que explica cómo instalar y cómo desactivar una bomba.
¿Es necesario?
No, no se tiene que prohibir. Pero, ¿cómo y por qué un especialista en juguetes tiene semejante ocurrencia? ¿qué -nos- pasa? Quizá el problema -si lo hubiera- residiría en la infantilismo de la bombs convertida en un juguete "entretenido", impidiendo -o no invitando- a ninguna reflexión -aunque es posible que sea ilusorio o presuntuoso creer que una bomba de juguete pudiera dar qué pensar.
Aunque este juego se queda en pañales ante otro, coreano, más efectivo que explica cómo disfrazarse de  Bin Laden -y cómo acabar con él.
Juegos de hoy.
La discusión sobre el impacto de la ficción realista sobre nosotros y nuestra visión de los demás no cesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada