martes, 16 de junio de 2015

STARS: DIVINIDADES CONTEMPORÁNEAS















Los siglos XX ( la segunda mitad, especialmente) y XXI ¿son descreídos? Los cultos, los dioses ¿han perdido poder? Sin tener que referirse a los inclementes dioses que exigen azotar o matar a pedradas a los infieles y a los que no comulgan con sus preceptos, la reciente apertura de centros de culto para ateos -en los que se reza, se canta y se comulga- (es lo último) da qué pensar sobre las creencias modernas.
Pero los dioses no han dejado de existir ni de imponerse, y los cultos extáticos no han desaparecido. Hoy como ayer, el mundo terrenal está lleno de divos y divas, astros fulgurantes o fugaces (de la canción, la política), estrellas, superestrellas y "starlettes" (del cine, la televisión, el deporte), ídolos (a veces salidos de programas televisivos como Pop Idol), héroes, luminarias, dioses encarnados (a veces, con mucha carne) literalmente (Clapton is God, se decía en los años sesenta, sustituido hoy por Maradona -quien preside una iglesia- o Messi). Se ofrecen, brazos en alto o en cruz, a la adoración popular, y en quienes depositamos nuestras esperanzas. Tienen carisma, son modelos, omnipotentes, imprevisibles, exigentes, aparecen y desaparecen como por arte de magia -de no se sabe dónde-, entre luces deslumbrantes y nubes ante masas rendidas y llorosas, se graban cualquiera de sus palabras -claras como oráculos-, se les perdona todo, están por encima del bien y del mal.
No estamos solos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada