jueves, 10 de diciembre de 2015

Vuelven los buenos tiempos (o de criterios líquidos)

El edificio del OneOcean (sic) Port Vell, en el Puerto de Barcelona, "la nueva marina de lujo inaugurada a finales del 2014 en el puerto de Barcelona" ha recibido el FX Internacional Interior Design" (sic) por, según el jurado compuesto por veinte miembros, la "nueva interpretación del diseño deportivo, con un aire náutico espectacular que captura la magia efímera que exige una experiencia singular".
¿Y eso qué quiere decir?
Singular, la experiencia sí es, al alcance solo de los ciento cuarenta y ocho dueños de un yate de, por ejemplo, ciento veinte metros de eslora.
Un premio FX: efectos especiales. Vuelve la alegría en la arquitectura... o aún estamos anclados (sic) en el siglo XX

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada