domingo, 5 de junio de 2016

Casas del alma egipcias desconocidas (UPenn Museum, Filadelfia)





Fotos: Tocho, mayo de 2016

Al igual que unos pocos museos internacionales (Museos del Louvre en París, Egipcio en Berlín, de Arte Egipcio en Turín, Británico en Londres, Egipcio en El Cairo, de Bellas Artes en Boston, Metropolitano de Arte de Nuea York, de la Universidad en Londres, Field en Chicago), y algún museo más con alguna pieza suelta (Museo de Ontario en Toronto, Rikjmuseum van Oudheden en Leyden, Museo de Arqueología de Amsterdam, Museo de Manchester, etc,), el Museo de la Univeridad de Pennsylvania en Filadelfia posee casas del alma egipcias. No están expuestas y no están ilustradas en la catalogación completa el museo.

Las llamadas casas del alma egipcias son, en verdad, dos tipos de objetos distintos. Por un lado son marcadores de enterramientos, al mismo tiempo que sustituyen costosas tumbas monumentales que miembros de clases bajas no podían permitirse a finales del tercer milenio, por lo que los difuntos eran enterrados directamente, sin momificación, en la arena sobre la que se depositaba este objeto. Por otro lado, se trataba de bandejas de ofrendas. Poseían reproducciones en terracota de alimentos para los difuntos, un canal de libación para que los líquidos vertidos durante el enterramiento y posteriormente llegaran a la arena y descendieran hasta el cadáver, y una reproducción de una casa o una tumba.

Las casas del alma no eran maquetas sino edificios verdaderos destinados a acoger el alma o las almas del difunto quien, pese a no ser de la realeza ni de la nobleza, a finales del tercer milenio, ya gozaba de almas inmortales al igual que el faraón, por lo que era necesario dotarlas de un abrigo permanente.

Descubiertas todas por el arqueólogo británico Petrie a principios del siglo XX, fueron ofrecidas a distintos museos internacionales, aceptadas a regañadientes -son piezas de terracota modestamente manifacturadas- y rápidamente abandonadas en las reservas en las que aún yacen, como estas fragmentadas aunque interesantes casas en el Museo de Filadelfia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada