miércoles, 30 de septiembre de 2015

La diosa Cibeles en Barcelona



Estatua de Cibeles hallada cerca de Reus


Cuenta la leyenda que Roma fue fundada por descendientes de Eneas, príncipe troyano, encargado por la diosa Venus de reconstruir la ciudad allende los mares. Roma tenía pues estrechas relaciones con Troya.
Cerca de Troya se hallaba el monte Ida que acogía uno de los dos santuarios dedicados a la diosa oriental Cibeles más importante. Dado que existía otra montaña, llamada Ida, en Creta, en la que Zeus nació, Rea, su madre, que moraba en aquélla, fue equiparada con Cibeles, asimilada así a una diosa griega.
En tanto que diosa de la naturaleza salvaje, Cibeles se acompañaba habitualmente de leones. Pero, las palomas y los cisnes, asociados a Afrodita (Venus) y a Apolo, también formaban parte de su séquito. Las aves eran mensajeras de los dioses. Transmitían lo que el cielo dictaba, o dibujaban signos en el cielo cuando volaban en bandada, que los sacerdotes (los augures etruscos y romanos) descifraban porque eran signos celestiales que comunicaban gráfica y enigmáticamente lo que los dioses, en particular Apolo, había decidido acerca de la suerte de los humanos.
Es así como Cibeles vino a ser considerada una diosa dotada de poderes oraculares.

Apolo hablaba a través de las sacerdotisas que atendían sus templos. Eran las sibilas. Cada gran santuario apolíneo poseía una sibila. Una de las más importantes moraba en el santuario de Cumas, en la Magna Grecia (cerca de Neapolis o Nápoles, hoy, en la costa itálica).
Cuando Eneas, llegado a Italia, quiso conocer el destino de la ciudad de Roma que aún no existía, se adentro en el Hades (los Infiernos) a fin que las almas de los muertos le informen. La Sibila le acompañaba. Dos palomas los guiaban.
Las palomas también estaban asociadas a la Sibila, en tanto que portadoras de mensajes que solo la Sibila podía traducir verbalmente.

La dinastía imperial juliana, descendiente de Julio Cesar, tenía una fuerte relación con Venus. De hecho, descendía de la diosa, considerada como la madre de Eneas y la abuela de Iulio o Julio (también llamado Ascanio), hijo de Eneas.
Augusto, sucesor de Julio César, y primer emperador (o segundo César) -aunque mantuvo la ficción de la República, tocada de muerte ya por Julio César- promovió el culto de Cibeles en Roma, atendiendo con sumo cuidado su templo en el Palatino. En las ciudades y colonias que fundó o engrandeció en la Península ibérica, como Barcino y Tarraco, se construyeron templos dedicados al emperador, así como santuarios dedicados a Cibeles.

Cibeles estaba unida a su hijo y esposo Atis. Éste, en verdad, era un humano (un pastor), por lo que se castró incapaz de atender a la diosa, y murió. El árbol bajo el se emasculó era un almendro, de amarga nuez, y del contacto de la sangre con la tierra brotó un árbol de granadas, de pulpa roja como la sangre y granos translúcidos como almas. Atis no murió para siempre. Cibeles lo enterró bajo un pino y lo resucitó. Pero nacía y moría anualmente, activando con su vida el ciclo de la vida natural, y asegurando a sus fieles una vida futura siempre que le imitaran: que se castraran o se laceraran el cuerpo a sin que el vertido de sangre los purificara, y que la pérdida de los órganos sexuales les apartara del mundo material, en pos de la elevación espiritual, perdida la capacidad de engendrar materialmente.
Atis era una divinidad ligada a los cultos funerarios, por las esperanzas que brindaba. En Tarraco, en particular, su culto se divulgó, siempre en un contexto funerario.
Gracias a su asociación con Cibeles, la vida que prometía era gloriosa. Cibeles era una diosa-madre que controlaba los mecanismos que regían la vida del cosmos y de los humanos.  

Cuando la caída de los dioses paganos y la destrucción de sus templos, a finales del siglo cuarto después de Cristo, Cibeles y Atis, al igual que otras divinidades, se apagaron. O mutaron. Se unieron a los nuevos poderes sobrenaturales, tanto dioses como seres celestiales y mediadores cristianos (santos, ángeles, etc.).
Barcelona dio culto a una santa, Eulalia, y la convirtió en su patrona. Eulalia significa La que bien habla. Eulalia fue decapitada. Del cuello cercenado, se alzó una paloma, que era tanto su alma (su psique) cuanto la portadora de sus palabras. Gracias a la paloma, las palabras de Eulalia se adentraban en el futuro y auguraban lo que describían.
Eulalia fue equiparada con una Sibila.
La catedral de Barcelona, dedicada a Eulalia, se alzó sobre un santuario dedicado a Cibeles (y quizá a Atis). Un relieve dedicado a Atis, y una escultura de Cibeles, halladas en Barcelona, atestiguan el culto que se rendía a estos dioses paganos que aseguraban una vida mejor tras la muerte (aunque, sin duda, no la inmortalidad que si aportaba Eulalia).
A Atis se le honraba mediante una procesión que consistía en el paseo de un tronco de pino, cortado de un bosque de pinos sagrado, que evocaban la muerte del dios. El pino, cuyas agujas, con las que los fieles se mutilaban, no morían simbolizada a Atis que renacía. El pino es un árbol de hoja perenne.
Cibeles era representada por una piedra negra anicónica, similar a la kaaba de la Meca. En ocasiones, sin embargo, cuando se la evocaba naturalísticamente, el rostro era tallado en una piedra negra, convirtiendo a Cibeles en una virgen negra (su esposo era un eunuco).
Las vírgenes negras, las vírgenes del pino, los santuarios del pino, y la tradición infantil de  golpear un tronco para que suelte los bienes (dulces, caramelos) -conocida como Caga tió- que encierra, derivan seguramente del culto a Atis y Cibeles, que tanto prendieron en Cataluña y en Barcelona en particular, que posee una catedral cuyo claustro acoge a ocas vivas, un recuerdo de las aves asociadas a Eulalia y a Cibeles.


8 comentarios:

  1. Yo tengo dos cositas sobre Cibeles, por si te interesan:

    https://www.academia.edu/979607/_Un_oracle_relatif_%C3%A0_lintroduction_du_culte_de_Cyb%C3%A8le_%C3%A0_Ath%C3%A8nes_Kernos_7_1994_169-77

    https://www.academia.edu/7500717/La_discutible_maternidad_de_Cibeles_la_Madre_de_los_dioses_desde_el_helenismo_en_A._Mart%C3%ADnez_Hern%C3%A1ndez_et_al._eds._%C3%81galma._Ofrenda_desde_la_Filolog%C3%ADa_Cl%C3%A1sica_a_Manuel_Garc%C3%ADa_Teijeiro_Valladolid_Ediciones_Universidad_de_Valladolid_2014_949-56

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. me interesa mucho. Estoy precisamente redactando un librito sobre Cibeles.
      Gracias de nuevo. Los voy a leer con suma atención.

      Eliminar
  2. Enhorabuena por ese texto tan bien hilvanado y la sutileza de las metáforas ( ..."El árbol bajo el que se emasculó era un almendro, de amarga nuez, y del contacto de la sangre con la tierra brotó un árbol de granadas, de pulpa roja como la sangre y granos translúcidos como almas"...) Magnífica prosa poética del conocimiento.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!
      La lectura de los hermosos textos de autores tardíos Salustio, Luciano de Samósata y el emperador Juliano, que ofrecen lecturas simbólicas de la vida de la diosa, ha sido uno de los placeres de la preparación de una breve monografía, casi concluida, que se publicará próximamente

      Eliminar
  3. Cibeles está presente en todas las fundaciones de Augusto, literalmente en el Rito del pontifical romano de la "primer piedra".
    La nueva Colonia Iulia Augusta fue fundada por la necesidad de Augusto de emplazar en la costa del Mediterráneo de Hispania y cercana por mar con Roma de una ciudad que significase la “puerta-puerto” religiosa por donde desembarcarían los nuevos cultos que él como “Pontifex Máximo” favorecería y potenciaría (Faventia Paterna).
    Por ello la ciudad de Barcino fue fundada como reflejo especular de la antigua ciudad de Ostia (Ostium significa puerta, entrada), la “puerta-puerto” al mar de la ciudad de Roma emplazada también en una bárcena, y que fue reformada y ampliada por el propio Augusto durante su mandato. Fue en el puerto de Ostia donde Cibeles en forma de piedra negra llegó a para salvar Roma un día del año 204 a.C. La diosa Cibeles que según Virgilio en su relato de la Eneida había protegido las naves del príncipe Eneas en su huida desde Troya a Italia, Cibeles que fue adoptada por el propio Augusto como protectora en sus empresas de conquista en Hispania.

    Ostia era el lugar sagrado de conexión, la puerta, de Roma con el mar y Barcino pasó a ser la puerta de Hispania por el camino de agua (Tíber-Taber) con Ostia. Debemos recordar que el Tíber es el “camino de agua" que comunicaba el santuario de Cibeles en el Vaticano con la ciudad de Roma y el puerto de Ostia.
    Podemos imaginar los templos principales de Barcino a imagen y semejanza de los construidos por Augusto en Ostia. Los templos de "las Puertas sobre el Camino de agua".
    Barcino fue así el nuevo enclave fundado por Augusto para el desembarco de los ciudadanos que en su viaje, a imagen del de Eneas, civilizaran el norte de Hispania. La prolongación del camino del Tíber que tras cruzar el mediterráneo alcanza el Mons Taber. Por ello Barcino fue el puerto-puerta por donde desembarco la Cibeles-Augusta que luego pasó a ser la protectora de todas las ciudades fundadas por el emperador. Cibeles pasó a ser un culto principal en toda Hispania. Una empresa que contará con los buenos augurios que desde Barcino serán “vaticinados” por las aves de la diosa Cibeles, la Magna Mater.

    Barcino cuenta además con evidencias sólidas del culto a Attis asociado a Cibeles:
    Ver: El culto a Attis en Barcelona
    http://eltablerodepiedra.blogspot.com.es/2007/11/el-culto-attis-en-barcelona.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por esas precisiones que desconocía.
      Tenía una duda. Aunque Julio César y Augusto creyeran o promovieran que descendían de Venus, protectora de Eneas, padre, según alguna leyenda, de los fundadores de Roma, Rómulo y Remo, ¿no fue más bien Claudio, cuyo linaje, afirmaba, estaba entroncado con la vestal Claudia cuya pureza logró que la nave desencallara en la desembocadura del Tiber, en Ostia, y trajera hasta buen puerto en Roma la Piedra Negra que representaba a Cibeles, venida de Oriente, el que promovió y liberó el culto de Cibeles hasta entonces severamente controlado debido a los excesos de los sacerdotes (los galos) que se flagelaban, laceraban y mutilaban?

      Eliminar
  4. Interesante precisión que daría para conversar días enteros. Claudio es la clave de muchas cosas, y su gobierno refuerza la labor en los ritos realizada por su abuelo (abuelastro) y su padre Druso, como legado de Augusto en la Galia.
    Pero la devoción de Augusto por Cibeles es determinante en todo lo posterior. Augusto recupera los ritos antiguos y el de Cibeles en Roma es "capital".
    Una imagen sirve para comprender: la casa de Augusto en el Palatino se encuentra entre el templo de Apolo, a la derecha, y el templo de Cibeles a su izquierda. Una representación iconográfica poderosa, El padre solar y la madre lunar-terrena.
    El complemento es Venus, diosa del Amor y del conocimiento, que acompaña a ambos día y noche.
    Esta iconografía acompaña a Augusto todo su gobierno.
    Es verdad que el culto a Cibeles de los "galis" en pleno Palatino generaba tumultos frente a su estudio-vivienda, y es mi parecer que es el propio Augusto en compañía de Agripa quienes toman la decisión de llevar el Vaticano Frigio a la colina del otro lado del Tiber, y que desde entonces, principios del siglo I, comienza el culto en ese lugar.
    Es lógico debido, también, al crecimiento de la ciudad, la muralla ya no permanecía en el Palatino y por ello el culto a la Señora Almenada (en Madrid Almudena) debió de trasladarse al nuevo límite de la ciudad.
    Claudio una vez terminada la obra potencia el rito y así quedó escrito en los textos antiguos.
    He escrito sobre Augusto y Cibeles en Hispania en:
    La fundación de Zaragoza. “La piedra que corona una columna”
    http://eltablerodepiedra.blogspot.com.es/2009/06/la-fundacion-de-zaragoza-la-piedra-que.html

    La posición de Barcino como "puerta" se explica por la posición de Caesar Augusta - Zaragoza. La geometría ("medida de la tierra") es determinante en la urbanización de la provincia por Augusto y Agripa.
    El enclave de Barcino, tan pequeño en su tamaño urbano, se explica por ser edificado como la ciudad-santuario-monasterio donde se instruirá a los sacerdotes del culto provincial. El nombre completo de la ciudad creo que lo hace literal.

    Saludos y un placer compartir sobre todo ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las precisiones.
      No había caído que el palacio de Augusto se edificó no solo no lejos de la casa de Livia y de la choza de Rómulo -un espacio sagrado- sino también del templo de Cibeles.

      Situaba la creación del Frygium en el Vaticano en tiempos de Nerón pero es muy posible que sea anterior. Supongo que mientras no se excave ante la fachada de la basílica se sabrá poco del santuario vaticano de Cibeles -existía otro, llamado también vaticano, en la ciudad de Lugdunum, creo- donde tenían lugar, al parecer, los taurobolios.
      Gracias de nuevo por esos datos e interpretaciones. Voy a leer su texto.

      Eliminar