jueves, 4 de agosto de 2016

Arquitectito que vienes al mundo....

"Ferragosto". Las bibliotecas públicas universitarias cerradas a cal y canto porque no pueden pagar la electricidad ni a los vigilantes.
De aquí un mes emprenderán de nuevo las clases.

Los estudiantes de arquitectura y los arquitectos recién licenciados que tengan suerte podrán trabajar en estudios de arquitectura durante el año académico. Algunos pagarán por trabajar en estudios prestigiosos -a cambio de un certificado sin valor legal-, otros deberán pasar una prueba antes de ser aceptados, muchos trabajarán sin cobrar nada. Los más afortunados ganarán entre un euro y medio y tres euros a la hora, sin horario -se les podrá exigir trabajar veinticuatro horas seguidas, un domingo, por ejemplo-, ni días de descanso y teniendo que estar dispuestos a acudir al estudio en cualquier momento, de madrugada incluso. Quizá algún recién titulado cobre once o doce euros brutos a la hora, debiendo pagarse la cotización como autónomo -que legalmente le debería impedir trabajar en exclusiva en un mismo sitio-, y la adscripción al Colegio de Arquitectos. El despido es, obviamente, libre. 

Cuando se hayan licenciado tendrán la "oportunidad" de participar en concursos públicos -que no exijan experiencia- gratuitamente, dibujando decenas de planos -a cambio, en el mejor de los casos, de un premio de mil euros-, compitiendo con centenares de estudios, pudiendo quizá  mganar la posibilidad de un proyecto cuya ejecución no estarán legalmente autorizados a dirigir.

Quizá puedan dedicarse a la función pública, ingresando por un año en la universidad como profesor asociado y ganando entre trescientos y quinientos euros al mes por preparar e impartir clases, corregir exámenes, atender a estudiantes y asistir a reuniones, sabiendo que meses más tarde su contrato podrá no ser renovado.

Y cuando hayan pasado treinta o cuarenta años, hayan tenido mucha suerte y dirijan su estudio, emplearán a estudiantes de arquitectura y jóvenes licenciados -de hasta cuarenta y cinco años- sin pagarles, aduciendo, con cierta irritación ante la osada petición del estudiante o del titulado, el tiempo que habrán tenido que perder  en formarles -ya que los estudiantes actuales son siempre peores que los de nuestra juventud. Habránse creído esos....

That' s life.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada