lunes, 29 de agosto de 2016

La toma de ciudades (Antiguo Testamento: Deuteronomo, 20, 10-20)

"Cuando te acerques a una ciudad para combatirla, le ofrecerás la paz.
Y si respondiere: Paz, y te abriere, todo el pueblo que en ella fuere hallado te será tributario, y te servirá.
Mas si no hiciere paz contigo, y emprendiere guerra contigo, entonces la sitiarás.
Luego que Jehová tu Dios la entregue en tu mano, herirás a todo varón suyo a filo de espada.
Solamente las mujeres y los niños, y los animales, y todo lo que haya en la ciudad, todo su botín tomarás para ti; y comerás del botín de tus enemigos, los cuales Jehová tu Dios te entregó.
Así harás a todas las ciudades que estén muy lejos de ti, que no sean de las ciudades de estas naciones.
Pero de las ciudades de estos pueblos que Jehová tu Dios te da por heredad, ninguna persona dejarás con vida, sino que los destruirás completamente: al heteo, al amorreo, al cananeo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo, como Jehová tu Dios te ha mandado; para que no os enseñen a hacer según todas sus abominaciones que ellos han hecho para sus dioses, y pequéis contra Jehová vuestro Dios.
Cuando sities a alguna ciudad, peleando contra ella muchos días para tomarla, no destruirás sus árboles metiendo hacha en ellos, porque de ellos podrás comer; y no los talarás, porque el árbol del campo no es hombre para venir contra ti en el sitio.
Mas el árbol que sepas que no lleva fruto, podrás destruirlo y talarlo, para construir baluarte contra la ciudad que te hace la guerra, hasta sojuzgarla."

Salvo la prescripción del primer verso, el resto de las órdenes siguen cumpliéndose hoy...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada