domingo, 1 de mayo de 2016

JOAN BOSCH AGUSTÍ (1936): CASAS BLANCAS (MONTBAU, BARCELONA, 1963-1968)












































Fotos: Tocho, Mayo de 2016

No lejos de la ermita románica (s. X) de Sant Genis dels Agudells, por encima del polígono de Montbau, edificado en los años cincuenta, en la parte alta de la ciudad, adosado a las laderas de la sierra de Collcerola, se agazapa el conjunto de viviendas unifamiliares llamado Casas Blancas.

Inicialmente una cooperativa -Cooperativa Barcelonesa- cuyas viviendas pertenecen hoy a los ocupantes,  fue proyectada y edificada por el arquitecto Bosch Agustí -uno de los arquitectos del polígono, del que este conjunto, posterior, forma y no forma parte-, entre 1963 y 1968. Se distingue del conjunto de grandes bloques rectilíneos y espacios vacíos -que trataban de ser amplias plazas- por una disposición aferrada a la pronunciada ladera, como si fuera un único edificio tentacular.

Las casas, blancas, con una planta en T, de dos pisos, están separadas por empinadas y estrechas escaleras, y atravesadas por callejuelas interiores que discurren por debajo de las plantas superiores. Los espacios exteriores al aire libre y semi-cubiertos comprenden también pequeños patios interiores ajardinados a los que miran la parte posterior de las casas. La diferencia entre el espacio privado y el público se diluye. Los patios de las casas son públicos aunque estén rodeados por las viviendas, y los accesos exteriores que cruzan por debajo de las plantas superiores ya forman casi parte de las casas. El espacio protector consiste tanto en las viviendas como los espacios públicos. El conjunto se asemeja a una roca blanca, casi un acantilado -o una esfinge-, en la que se hubieran excavado patios y zanjas.
Casas Blancas, correctamente preservado, pese a algunos añadidos privados pintorescos, constituye posiblemente uno de los mejores conjuntos de viviendas de Barcelona, por encima de la ciudad, aunque sin imponerse. El dificultoso acceso a través de escaleras entre las rocas contribuye a la impresión de paraíso perdido y quizá irreal, muy lejos de la ciudad aunque forme parte de ella, del conjunto.

Nota: El arquitecto e historiador Xavier Monteys es quien más ha estudiado este conjunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada